26 oct. 2007

Presentación

En el tenaz trabajo de reconstitución del movimiento obrero y popular, la vigencia de las auténticas ideas revolucionarias del marxismo es la fuente de nuestra fuerza para generar una vanguardia política a la altura de las tareas de la época. La clase obrera, el campesinado, los trabajadores de la ciudad y del campo, los estudiantes, el conjunto de los explotados, necesitamos imperiosamente de un derrotero ideológico y programático que finalmente pueda cristalizar en una expresión política orgánica, un partido obrero revolucionario con capacidad para enfrentar y derrotar a la clase dominante y a su Estado.

La hora, sin embargo, es aún la de una gran desorientación ideológica en las filas del movimiento de masas, producto del agudo período de derrota sufrido a nivel nacional e internacional, que a pesar de los signos de resistencia y recomposición mostrados en los últimos años, todavía sobrellevamos. Bajo estas circunstancias, quienes editamos Tribuna Clasista hemos considerado imperiosa la necesidad de impulsar una publicación de debate marxista como ésta, donde puedan contrastarse las diversas posiciones que desde los grupos y elementos combativos más avanzados se planteen.

Uno de los factores de peso fundamental en el descenso de la conciencia de las masas y su desmovilización en los últimos quince o veinte años en el mundo, ha sido la acción de las direcciones oportunistas tradicionales del movimiento de los trabajadores. Sus concepciones, sus métodos y su práctica, existen en función de la reforma del sistema capitalista y no de su destrucción; existen en función de los intereses de esas burocracias sindicales y partidarias emergidas de las organizaciones populares, cuya política ha sido y es contraria a los genuinos intereses de las mayorías. Por eso esta revista, en su versión impresa y virtual, no tiene a dichos estamentos privilegiados por destinatarios, sino a aquellos compañeros y compañeras que desean honestamente combatir por el derrocamiento y desaparición de la burguesía, y convoca especialmente a los sectores más radicalizados del movimiento juvenil.

No hay comentarios: