29 jun. 2008

Juicio político a los enfermeros del capitalismo

Con legítimo interés político y social, recurro ante la sociedad para ACUSAR aquellos enfermeros del capitalismo, aquellos izquierdistas “revolucionarios” -cuando no son más que corderos disfrazados de lobos- en el Cusco y en todo el mundo. Acusación que lo sustento en las consideraciones que sigue:

1º. Somos testigos de que detrás de estas luchas policlasistas (campesinos, trabajadores, estudiantes, funcionarios, etc.) por la defensa del patrimonio, patrimonio que fue “violentado” por las “nefastas leyes” 29164 y 29167, están ocultos los intereses de la pequeña burguesía local y regional. El objeto de las diferentes manifestaciones acaecidas no eran por mejorar los salarios o las condiciones de vida; sino por intereses que aparentemente están por encima de las luchas de clases. Este comportamiento político de las masas, sin duda un despropósito respecto de lo racional, solamente se enfoca en erradicar - en jerga aristotélica - la causa formal (derogatoria de las nefastas leyes) ignorando y consecuentemente soslayando la causa eficiente (valorización de capital).

. Somos concientes que: 1.- El régimen capitalista de producción se nos aparece como un inmenso arsenal de mercancías y la mercancía como su forma elemental (Mercado); 2.- Que sus leyes de funcionamiento se imponen con férrea necesidad, estableciéndose objetivamente; es decir sin ser meditado previamente en el intelecto. Bajo esta lógica, es evidente que los bienes del patrimonio cultural en este modo de producción, constituyen la forma elemental del capitalismo, por tanto mercancía. Por que los monumentos, edificios y muchos elementos arqueológicos, son objetos exteriores que satisfacen necesidades humanas - en este caso de lujo, por que deleita el espíritu -; además en estos objetos que se acreditan como valores de uso aparecen el doble carácter del trabajo. Trabajo abstracto y trabajo útil, descripciones que se subsumen perfectamente en el tipo económico, en la categoría económica de mercancía. Machupicchu por ejemplo, si bien es cierto que fue construido al rededor del siglo XV en el que hubo despliegue de energía humana, este no lo hacia mercancía, pero con el advenimiento del capitalismo, a este trabajo humano ya inútil, se le dio esencia de si misma y la convirtió en mercancía, todo la fuerza de trabajo invertida por los arqueólogos, la publicidad, los operadores de turismo, restaurantes, transportes, etc crean en este un valor; pero se disponen proporcionalmente entre toda la burguesía que invirtió su capital. Todavía no es de uno solo debido al gran valor que acumulo. Es por eso que aun se requiere de la intervención del estado, su administrador.

POR LO EXPUESTO:
En razón de que no hay un análisis científico, racional, por parte de los adalides populares – quienes soliviantan los movimientos policlasistas la tarea de los revolucionarios debe ser:• No respaldar las recetas de los enfermeros del capitalismo, por que simplemente se limitan a luchar dentro de la pequeña política al querer derogar una Ley, cuando las leyes del valor rompen con cualquier regionalismo o barreras locales por la satisfacción de su necesidad.• Desarrollar la práctica revolucionaria – teórica y política – y de esa manera dar una explicación racional y verdadera, a los fenómenos de la superficie del sistema, basada en leyes económicas inmanentes al capitalismo. Para propagandizar y así desarrollar la conciencia de la clase asalariada como sujeto verdaderamente revolucionario.

AGREGO QUE:
• Toda formación económico social es histórico y por tanto tiene categorías especificas que se desarrollan en su seno como “mercancía”, “valor” y otros que tengan necesariamente a desaparecer en un nuevo modo de producción.

• El capitalismo de NECESIDAD ha pasado a una POSIBILIDAD, un simple existente, despojado de esencia y por tanto contingente, por que ya no depende de si mismo, sino de lo que el proletariado este dispuesto a hacer con el, mantener sus cadenas o destruirlas y instaurar una nueva sociedad socialista.

• Los movimientos policlasistas tienen por objeto adormecer al proletariado respecto de su función histórica, bajo consignas irreales como: ¡machupicchu el pueblo te defiende!, ¡machupicchu no es mercancía, es maravilla!, ¡abajo el gobierno vende patria!; y otras afloraciones del sentimentalismo regional, patriótico; que dejan intangible el modo de producción actual.

"El reino de la libertad sólo comienza donde termina el trabajo determinado por la necesidad y las consideraciones mundanas" (Marx)

VICTOR RAUL
CENTRO DE INVESTIGACION MARXISTA - CUSCO
cim_cusco@hotmail.com

No hay comentarios: